domingo, 9 de mayo de 2010

7 LETRAS

Collage de besos del cine. 

Cuando el fin de todo, tan solo es el comienzo, y te descubres con un enorme vacío que solo un nombre puede rellenar.
Eres tan caprichosa que hasta has jugado con las letras, ¡cómo no! Para que tengan justo el mismo número que el tuyo, "7", el número mágico, ¡qué casualidad!  Y encima riman, es como si se mirasen en un espejo, son de una simetría perfecta. Pero tan solo se parecen en eso. No tenéis mucho más en común que algunos momentos fugaces en compañía.
Tan solo te queda por ver nevar entre sus manos. La lluvia ha mojado varias veces vuestras cabezas abierta a los sueños, pero nunca te has mojado. Y el amanecer... eso fue demasiado. Todo un tiempo concentrado en unos instantes, la fuerza del sol que iniciaba un nuevo día.
Siempre un nuevo día, es todo un comienzo, no hay nunca una continuación. Y su nombre se enreda entre tus rizos. Quieres gritar, pero por una única vez en tu vida, no lo haces.
Esperas hasta que caiga la noche y aparezcan las estrellas; aquellas que están detrás de una taquilla; y que no verás. Se ha olvidado de que ese es tu mundo y que vives viendo todo a través de una butaca, que es más fácil ser espectador que actor. Y no puedes ser director puesto que no manejas a nadie. Además eres crítico, muy crítico y todo tiene que ser perfecto.
Y recuerdas cantidad de escenas y frases, y acabas con la conclusión de que el amor en el cine tan solo dura dos horas y los besos son un montaje.
Que casen bien todas las piezas.