domingo, 16 de mayo de 2010

DESDE TU SILLÓN


Jennifer Aniston.

Hola, a ti, sólo a ti:
Te escribo desde tu sillón, ¿no me ves? Yo sí, casi puedo tocarte, pero no lo haré, porque los sueños son así, faltos de realidad, de sentimientos.
Y ahora mismo los siento todos, absolutametne todos de un modo tan intenso que me ataría a este sillón y a tu imaginación con mis historias para siempre.
Sí, tengo miedo, mucho miedo; de no volver a sentir esto que siento nunca más, de perderlo, de tenerlo y perderme; de no tener nada, más que tu sillón, que ya es suficiente.
Y digo todo esto bajito, muy bajito, casi susurrando, para que tengas que acercarte y mirarme fijamente y yo pueda volver a contar los puntos de tus pupilas, tantos como los minutos que tengo para quedarme aquí, 4 exactamente. Uno menos que los dedos de tus manos, dos más de las veces que sé contar y mucho menos de los minutos que quiero estar.
Pero los sueños, como las buenas estrellas, son fugaces. 
Hasta luego.