domingo, 28 de noviembre de 2010

INTENTO DE DESPEDIDA FALLIDA

Penélope. CUADRO: Adolphe William Bouguerau

 Lo siento. Me es imposible marcharme, al menos no todavía. No, hasta que encuentre unos brazos seguros que me agarren cuando me derrumbe al decirte... adiós. 
 Eres como un pariente lejano, pero que sé que está ahí, te necesito ver de vez en cuando, saber de ti. 
 Por eso, sabes perfectamente que siempre podremos quedar para que me invites a un granizado un helado, eso sí, de limón. Y que me tendrás que prestar tu servilleta. 
 También puedes contar conmigo para ver cualquier película; excepto de las que te gustan a ti, no quiero pasar miedo, además ya tengo suficientes excusas para poder abrazarte. Prefiero una de Tim Burton, porque tengo toda la vida para conocerte y mientras tú aprendes a bailar como John Travolta, yo te enseño subida a una mesa. 
 Y sino, siempre podemos dormir, sabes que me encanta. Así sueño que el aire es tu abrazo, porque sé perfectamente que ni en sueños podría dejarte. 
 Pero que busco otros caminos alternativos a esta historia para que no se me haga tan larga la espera. Me siento como Penélope.