sábado, 9 de abril de 2011

TU VIDA O LA MÍA


Chorro de agua. FOTO: R. ATONDO

- Déjame en paz un rato, bonita.
- Oye, que ya hace mucho que no me importa tu vida.
- ¿En serio?
- Sí, dejé de preocuparme por tu vida, desde el momento en que me dejaste. Entonces empecé a pensar en mi vida... Mi vida sin ti.