sábado, 18 de junio de 2011

¿QUÉ SENTIR?



 Me paso el día sonriendo como las dependientas de una tienda. “¿Qué desea? Muchas gracias”. Cuando lo único que quiero es gritar y gritar. Que ya no aguanto más, que me como la cabeza de día y de noche, bueno,  en realidad en cualquier momento que tenga oportunidad para ello y a veces también incluso cuando no la tengo. Porque ya se sabe que esto de los sentimientos no se prevé y que ellos para nada son educados y te van a avisar de cuándo van a venir y cómo te vas a sentir. No. Aunque de lo que puedes estar segura, es de que siempre aparecerán en el peor momento y de que muchas veces no será el deseado.
 Así que al final tan sólo te puedas fiar de lo que sientas físicamente. Aunque eso también te engaña. No sabes si te duele la tripa por hambre, de comida o de mariposas. Nunca se sabe.
 La única conclusión a la que se llega, es de que da igual lo que sientas, nunca lo vas a entender.