martes, 1 de mayo de 2012

EL PANTEÓN

EL PANTEÓN
Piazza della Rotonda
Entrada gratuita y con visitas guiadas



Raquel, delante de la fachada delantera del Panteón de Roma
FOTO: R. ATONDO


FOTO: R. ATONDO

El nombre de Panteón, se lo debe a la primera religión que se practicaba allí, que era la del panteísmo, es decir, la adoración a todos los dioses, en especial a los dioses paganos de la Madre Tierra. Esta era su función en sus orígenes, pero a comienzos del siglo VIII, fue utilizado como iglesia bizantina con el nombre de Santa María de los Mártires; después el Vaticano la convirtió en iglesia cristiana, donde actualmente se pueden encontrar nichos y tumbas, entre las que destaca la del artista Rafael. Que descansa entre sus paredes debido a una promesa realizada por el papa. 

Cúpula del Panteón

Fachada del Panteón. FOTO: R. ATONDO

Lo primero que vemos al acercarnos a él, es una inscripción en la entrada que dice así: M AGRIPA L F COS TERTIUM FECIT (Marco Agripa, cónsul por tercera vez, lo construyó), con lo que nos informa que Agripa que era lugarteniente y yerno de Augusto, lo construyó entre el 27 y 25 aC en el centro del Campo de Marte, que fue incendiado en el 80 dC y por ello fue restaurado por Domiciano. Pero el que ahora vemos está realizado en tiempos de Adriano (118-125 dC) a excepción de la inscripción mencionada. Esto es lo que se sabe de quiénes lo mandaron construir, pero desconocemos el nombre del autor de esta magnífica obra, aunque algunos dicen que podría ser Apolodoro de Damasco, porque solo alguien de su talento pudo construir un edificio así.

Planta del Panteón. FUENTE: WIKIPEDIA

Alzado del Panteón. 

Su estructura circular simboliza el acogimiento de todos los dioses y esta forma tan original de la planta; ya que la antigua era rectangular, obligó a una solución arquitectónica muy atrevida, que es la cúpula, convirtiéndose así en un hito constructivo y creando una sensación de espacio única.

Fachada delantera del Panteón


La cúpula se asienta sobre un potente anillo mural de hormigón, formado a base de cal, cascotes y fragmentos de ladrillo. Su parte interna queda definida por ocho pilotes de seis metros de espesor y entre ellos una serie de arcos de descarga que sirven para transmitir el peso de la cúpula a los pilares. 
Este sistema explica la ausencia de contrafuertes  exteriores y además les permitió el lujo de abrir en el muro, hacia el interior ocho nichos o exedras, uno de los cuales está ocupado por la puerta y el resto en alternancia de rectángulos (tumbas) y semicírculos (nichos), que en otro tiempo albergaban estatuas de los dioses del Olimpo, pero fueron destruidas en el siglo XIX, por el Vaticano, por ser paganas. 
Al exterior el templo se levanta sobre una plaza de donde surgía una enorme fachada, que es en realidad un pórtico distribuido en dieciséis columnas de granito egipcio y capiteles corintios, que disponen de tres naves. El revestimiento exterior del cilindro, estaría recubierto por placas de mármol y estuco en su parte superior. Por su parte la cúpula se recubría con tejas de bronce dorado.
Como curiosidad decir que las agujeros que se ven en el exterior es porque las grapas fueron retiradas para la fabricación de armas.