viernes, 14 de octubre de 2011

GRANDES DUDAS ACERCA DE LAS SERIES


Llevo bastante tiempo fijándome en varias cosas de dos series españoles, en concreto de las que se emitieron ayer jueves por la noche. Estoy hablando de Cuéntame cómo pasó y  El barco
Respecto a la primera, Cuéntame cómo pasó, de Televisión Española, me llama la atención que siempre que van en coche, van por los mismos lugares, siempre el mismo camino de arbolitos. Ya sé perfectamente lo difícil que es de grabar con un coche, que no van a estar todo el rato con el cámara car y que no se puede grabar por cualquier sitio; además con la dificultad añadida en este caso de que al tratarse de otra época histórica las cosas han cambiado. Por eso puedo entender el uso del croma, pero no siempre el mismo. Como tampoco entiendo que en el capítulo de ayer, cuando Antonio llevaba a la mujer de Don Pablo en coche, cuando aumentaron la velocidad y abrieron la ventanilla a ella no se le movía el pañuelo, nada,  y tampoco se oía el ensordecedor ruido que eso produce. Algo que fácilmente podrían haber solucionado con un ventilador y efectos de sonido en postproducción. 

Y a la segunda serie a la que me quiero referir es El barco, de Antena 3. El argumento de la serie: unos tripulantes a bordo de un barco escuela, son los únicos habitantes del mundo; como premisa me parece bien. Pero ya me llega a cansar bastante el hecho de que todos los días salen todos inmunes, con lo cual pierde un poco la gracia. Y también que da igual en qué estado físico se encuentre Ulises (Mario Casas), que va a poder con todo. Me está empezando a cansar un poco, quizás si fueran más cortos los capítulos... No sé. El caso es que la trama no avanza. 
Pero lo que más me sorprende de la serie, es el hecho de que pese a que son los únicos habitantes de la tierra en un barco y que no tienen más provisiones que las que llevaban para pasar unos meses en alta mar. Ahí están todo el día comiendo y bebiendo, se pegan unos grandes banquetes. Aparte de conseguir cantidad de cosas, que a cualquier persona en su día a día le costaría, ahí aparecen por arte de magia. Nuevos lugares, camas... A mí me parece McGuiver en alta mar, en serio. Ya sé que es una serie y por lo tanto ficción, pero podrían adecuarse un poquito a las circunstancias para que fuese más creíble. Es que tan sólo hay que fijarse en la cantidad de modelitos que lleva la médico, cada día uno nuevo, aparte del maquillaje de todas las chicas y el pelo. Esa es otra, la higiene. Se supone que el champú se les acabó hace tiempo, pues nada, todos van  perfectos. 
Pero bueno, me quedaré con que la tele es así.