viernes, 25 de abril de 2014

POMPEYA // POMPEII


Una historia de amor, lucha y aventurade épicas proporciones que nos traslada a uno de los sucesos que marcó el devenir de la antigua Roma



POMPEII
EEUU, 2014
DIRECTOR: Paul W.S. Anderson
GUION: Lee Batchler, Janet Scott B., Michael Robert Johnson, Julian Fellowes. 
REPARTO: Kit Harington (Milo), Emily Browning (Flavia), Carrie-Anne Moss (Aurelia), Jessica Lucas (Ariadne), Kiefer Sutherland, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Paz Vega (Strigama), Sasha Roiz (Proculus)...
Aventuras



SINOPSIS

 El monte del Vesubio, una de las zonas volcánicas más peligrosas del mundo, ha entrado en erupción. En una carrera por salvar la vida, un intrépido y valeroso esclavo de barco (Kit Harington, Juego de Tronos) se entera de las noticias y hará todo lo posible por volver a casa y asegurarse  de salvar a la dueña de su corazón (Emily Browning, Sucker Punch), y a su mejor amigo, un gran gladiador sin escapatoria del coliseo en el centro de la ciudad. 
 Pero la batalla contra la madre naturaleza no será la única amenaza a la que se tenga que enfrentar por sacarlos vivos de allí, en su camino se cruzará con un senador romano sin conciencia ni corazón que ha mantenido al pueblo bajo su yugo (Kiefer Sutherland, 24)



 Esta supone la segunda incursión en el mundo del cine de Kit Harington, conocido por su papel de Jon Nieve en la serie Juego de Tronos. Por fin hemos podido ver que tiene sangre en las venas y que ahora lucha con sed de venganza y que disfruta de la lucha, no como en El Muro que luchaba porque no le quedaba otra si quería seguir vivo. 


 Hoy 25 de abril en España podremos disfrutar en los cines de esta aventura, una vez más. Puesto que la erupción del Vesubio ha sido un material bastante recurrente en la historia del cine y la televisión. La primera vez fue en 1913, Los últimos días de Pompeya. Así más de cien años después llega Pompeii del director inglés Paul W.S. Anderson (Resident Evil), un híbrido de géneros: cine de catástrofes, péplum, historia de venganza y algo de drama romántico. Toda una aventura que en USA recaudó el primer fin de semana según Box Officce 4,300,000$. 


De esta forma os invito a que os deis un paseo por la actual Pompeya, en la región de Campania, actual Nápoles.  

POMPEYA,
LA CIUDAD QUE SURGIÓ DE LAS CENIZAS


Entrando por la Puerta de Estabia nos encontramos con el Teatro Grande, que fue construido en algún momento del siglo II aC. Tenía un diseño típicamente helenístico, con los asientos ubicados sobre una ladera natural, ante un escenario exento. El área de asientos fue ampliada, quedando separados en función de estatus social de sus ocupantes y de la nueva legislación augustea. La élite rica (solo los hombres) se sentarían en los asientos de mármol de las espaciosas hileras delanteras o en los nuevos palcos construidos sobre los pasillos laterales; posteriormente vendrían los libertos, los esclavos y las mujeres. Tendría aproximadamente una capacidad de unos 4.000 espectadores. 


Pompeya está divivida en regiones, en concreto IX. 


Detalle de la calzada. 



Esos agujeros que podéis ver son de un "bar" encontrado en una de las vías, cerca del Teatro.  Se llaman dolia y en el pasado se pensaba que se usaban para servir comidas calientes y bebidas.  


 Estas piedras por las que está pasando mi hermano, no son un juego de equilibrio, sino los pasos de cebra de la época. Al ir por encima de ellos evitabas mojarte y mancharte los pies. 


 Y este pie es la muestra de una de aquellas tantas personas que intentaron huir de la ciudad y no pudieron. 


Y esto que veis aquí, ¿qué es? Sí, es exactamente lo que estáis pensando y se encuentra en la Via dell' Abbondanza (Vía de la Abundancia) e indica dónde se encuentra el Lupanar. Es que eran muy listos. Además en esta calle, tenían un sistema de alumbrado muy efectivo, la luna reflejaba en el suelo y así iluminaba a los paseantes nocturnos. 


 Y esta es la cama del Lupanar, comodísima. Pero ¿sabéis por qué se le llama Lupanar? 
Pues viene de la voz latina lupus, lobo, que era como llamaban a las mujeres. Porque así como ahora se ponen lucecitas de colores para indicar que ahí hay un prostíbulo, antes las mujeres salían a la ventana y se ponían a aullar como unas lobas. Curioso, ¿no?

 Además en Pompeya hay numerosos frescos de temática erótica, el más llamativo es el de Príapo, el dios de la fertilidad, se contrapesa el pene con una bolsa llena de monedas, sobre una cesta rebosante de fruta. Vamos que en este caso, el tamaño importaba. 


Y esta fuente es la de la abundancia que se encuentra en la calle de su mismo nombre. 


 Y ese monte que se ve al fondo es el causante de todo, el Vesubio, que se alza sobre el Templo de Júpiter, situado al extremo norte del Foro. 


Templo de Apolo, con una estatua de bronce del dios, está junto al Foro.




 Para más información, totalmente documentada y con montón de fotografías os recomiendo este libro de Joanne Berry


¿Qué os ha parecido el paseo?