martes, 5 de julio de 2016

ESPERANDO A SAN FERMÍN

COLLAGE: R. ATONDO (POLYVORE)

 5 de julio, y parece que en Pamplona y alrededores solo se pueda respirar en blanco y rojo. Ya se siente el ambiente festivo que paralizará la ciudad durante nueve días donde lo que se hace es disfrutar. Sí, disfrutar. Para mí es el objetivo más importante y un buen motivo por el que salir. Es ese día en el que cualquier pamplonica sin importar en que lugar del globo terráqueo se encuentre se coloca su pañuelico rojo y se acuerda de su gente. 
 Porque sanfermines es la excusa perfecta para juntarte con los  amigos que están fuera, para hacer cenas, comidas y almuerzos o cualquier ingesta de comida y/o bebida con toda aquella persona que has conocido a lo largo de tu vida. Es la ocasión para poder descubrir lugares nuevos y conocer a más gente. Gente que ama y respeta esta ciudad y que por eso pide que se cuide. 
 Estamos de fiesta, sí, pero no dejamos de ser personas y por eso con educación y respeto todo está mucho mejor. No es una prohibición, sino civismo y sentido común. 
 Lo mismo que no se te ocurriría darte un bañito en el lago de Central Park, ni subirte para lanzarte desde lo alto de la Torre Eiffel, no lo hagas aquí. Como tampoco se te ocurre dejar marcada tu presencia por toda la ciudad, ¡hay baños! Baños públicos y gratuitos, más limpios que los de muchas casas un día normal. Úsalos. 
 Disfrutad de las fiestas y de la gente de esta gloriosa ciudad. 
 Como curiosidad añadir que sí, que vamos de blanco y rojo todos los días, da igual a dónde vayas. Por eso a veces es difícil reconocer a la gente con la que has quedado y es de agradecer si se colocan algún sombrero hortera o algo llamativo que los caracterice. 
PD. En 2014, decía más o menos lo mismo (aquí).