lunes, 28 de noviembre de 2011

BESO XXI:'TRES METROS SOBRE EL CIELO'





HACHE (MARIO CASAS)
Y BABI (MARÍA VALVERDE)



Y en ese momento aparece alguien que te dice que tranquilo... que aflojes... y cuando aflojas, te das cuenta de las cosas.- HACHE. 


Fuera de mi ventana sólo veo coches veloces, motos alocadas, que dejan el tráfico atrás. He aprendido una pequeña verdad, el mundo te quiere rápido para que llegues a tiempo. Te quiere veloz para recordar sólo el sonido de tus pasos y es por eso cuando te acuerdas que no vas a ningún lado y aceleras. 
- HACHE.

EL PRIMER BESO



- Las cosas se han puesto muy difíciles para nosotros. Me encantaría estar muy lejos contigo, sin que hubiera más problemas, sin mis padres, sin todos estos líos, en un lugar tranquilo, fuera del tiempo. 
- No te preocupes. Yo sé a dónde podemos ir, nadie nos molestará. Hemos estado ya muchas veces, basta quererlo. 
- ¿A dónde?
- A tres metros sobre el cielo, donde viven los enamorados. 


Love is all you need. ¿Sabes a qué cosa se le dedican muchas canciones? Exacto, al amor. Bello, feo, triste, alegre, fuerte, débil, castro, porno, violento, soñado, olvidado, antiguo, moderno...


¿Tienes la mayonesa? Sí, la mayonesa. Esa de comida rápida. Esa que exprimes y sale. Creo que no hay nada más difícil para hacer. Meter junto a la sal, el huevo, el limón, el aceite y bueno, creéme en comparación es más fácil enamorarte de alguien que nunca pensaste que te gustaría. En realidad la mayonesa es así, te puede enloquecer de un momento a otro, un instante te parece perfecta, y el otro, todos los ingredientes están puestos para hacerla. Pero si logras hacerla, nada más te detendrá. 

SOMETHING'S TRIGGERED



Beatiful. Su canción. Babi se echa a llorar. 
- ¿Por qué lloras?
- No lo sé. 
No encuentra ninguna respuesta. Puede que porque no las haya. 




Y era el mar más bello que yo ya hubiera visto. Hecho por miles de corazones que laten juntos. Que bailan siguiendo el ritmo de la música. A veces el dios de la música, el dios de las luces y el dios de la noche deciden agarrarse de las manos, haciendo que la tierra se vea preciosa desde aquí arriba. Tomando la bajada hacia Marte. 


- Me da miedo decir algo equivocado... Te amo.
- Vuélvelo a decir.
- Te amo.
- Nunca dejes de decirlo.
- Te amo,te amo,te amo.
- Nunca había sido tan feliz en toda mi vida.
- Yo tampoco.
- ¿Tan feliz como para tocar el cielo con un dedo?
- No,mucho más,al menos tres metros sobre el cielo.



Más arriba, tras el cristal. Alegría y dolor. Pallina mira a Babi desaparecer con él, finalmente inocente y sincera. Maddalena mira a Step desaparecer con ella, culpable únicamente de no haberla amado y de no habérselo hecho creer nunca. Y en tanto que los dos, frescos de amor, salen a la calle, Maddalena se deja caer sobre un sofá. Se desengaña sola, al igual que, sola, se había engañado. Con un vaso vacío entre las manos y algo más difícil de rellenar dentro. Ella, simple abono de esa planta que a menudo florece sobre la tumba de un amor marchito. Esa rara planta llamada felicidad. 



- Puede que nos veamos otra vez. Veo que tienes argumentos muy interesantes... 


- ¿Te he dicho ya que eres un cerdo? 

- Sí, creo que sí... Entonces, paso a recogerte mañana por la noche. 

- No podría. Creo que no podría resistir otra noche como esta. 

- ¿Por qué, no te has divertido? 

-¡Muchísimo! Yo hago siempre la camomila, todas las noches. Procuro que la policía me persiga durante un rato, me arrojo de la moto en medio de un campo desconocido, me dejo perseguir por un perro rabioso y, para acabar, me tiro sobre un montón de estiércol. Luego me revuelvo un poco en él y a continuación regreso a casa en sostén y bragas. 

- Con mi cazadora encima. 

- Ah, claro, lo olvidaba. 

- Y, sobre todo, no me has dicho una cosa. 

- ¿Qué? 

- Que has hecho todo esto conmigo. 


PRIMERA VEZ





Es hora de volver a casa. Es hora de volver a empezar, lentamente, sin dar demasiadas sacudidas al motor. Sin darle demasiadas vueltas. Con una única pregunta: ¿Volveré a estar alguna vez allí arriba, en ese lugar tan difícil de alcanzar? Allí, donde todo resulta más hermoso. Desgraciadamente, en ese mismo instante, ya sabe la respuesta. 




 El amor, en cambio, es cuando no respiras, cuando es absurdo, cuando echas de menos, cuando es bonito aunque esté desafinado, cuando es locura... Cuando sólo de pensar en verla con otro cruzarías a nado el océano.

EN LA CASA


oc

No hay nada peor que quien espera algo... y no encuentra nada.


Son tantas las cosas que echo de menos... Pero hoy tengo ganas de no pensar.- BABI.


Basta. Estoy fuera. De los recuerdos. Del pasado. Pero también estoy perdido. Antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan. Y las cosas más estúpidas, cuando estás enamorado, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene comparación. Y me dan ganas de gritar. En este silencio que hace daño. Basta. Déjame. Ponlo de nuevo todo en su sitio. Así. Cierra. Doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. En aquel jardín. Algunas flores, un poco de sombra y después dolor. Ponlos allí, bien escondidos, te lo ruego, donde no duelan, donde nadie pueda verlos. Donde tú no los puedas ver.- HACHE.


- Soy feliz. Jamás me he sentido tan bien, ¿y tú?
- ¿Yo? Estoy de maravilla. 
- ¿Hasta el punto de llegar a tocar el cielo con un dedo?
- No, así no. 
- ¿Ah, no?
- Mucho más. Al menos tres metros sobre el cielo. 

EN LA PISCINA




Revolucion Rock cantaban los The Clash. La revolución de un disco que gira al contrario y se vuelve scratch, el ruido que se convierte en sonido. El latido que se convierte en ritmo. Fuerza hermanos, aceleren la vida a toda velocidad, y nunca dejen de hacer revoluciones. La luna se vuelve el sol. La noche el día. Porque detrás de cada persona se esconde otra. Quizás más bella, quizás más nueva, quizás la tuya. Girando al contrario. 

PARTE MÁS EMOTIVA




Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, sé quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play, y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro. Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida. 


- Prácticamente, ¿cuántas veces se ha roto este mes?
- Cuatro.
- De verdad, no sabes mantener una moto. 
- No es eso, yo la hago correr al máximo. No soy como tú, que desde que te has enamorado no piensas más que en carreras. Porque, ¿te has enamorado verdad? ¿No piensas siempre en ella? ¿No estás esperando la hora en la que ella te llame? ¿No te late con fuerza el corazón cuando la ves?
- Sí. Sí que estoy enamorado. 




 De algún modo estoy seguro. No podrá quererla como la quería yo, no podrá adorarla de ese modo, no sabrá advertir hasta el menor de sus dulces movimientos, de aquellos gestos imperceptibles de su cara. Es como si sólo a mí se me hubiera concedido  la facultad de ver, de conocer el verdadero sabor de sus besos, el color real de sus ojos. Nadie podrá nunca ver lo que yo he visto. Y él menos que ninguno. Él, incapaz de amarla, incapaz de verle verdaderamente, de entenderla, de respetarla. Él no se divertirá con esos tiernos caprichos.- HACHE.


La vida real debería dar más estímulos. Toma la música, ¿quién hubiera pensado que algún día se registrarían cientos de canciones en un mp3? Nada las borra de ahí. Sólo necesitamos un láser para darnos cuenta de que al menos algo es eterno, al menos dura más que nuestros gustos. En directo desde el futuro.