sábado, 27 de octubre de 2012

EL CHICO DEL CALENDARIO


David Bustamante presume de cuerpo en un calendario para 2013






El cantante David Bustamante va a ser el encargado de que disfrutemos de los 12 meses del próximo 2013, gracias a su posado para el calendario de una conocida marca de productos cosméticos y de peluquería. 
El cántabro a sus 30 años luce un atlético cuerpo para un póster-calendario del que se distribuirán gratuitamente en los salones de peluquería, 50.000 ejemplares. 
Así el extriunfito toma el testigo de varios famosos que han posado para el calendario de Salern Cosmetics, como Darek, el actor Roger Berruezo, o los modelos Sahib Abdullav y Patrick Staal. 
En mi opinión, el hombre tiene un buen cuerpo, su trabajo le ha costado y le cuesta; pero me parece que el pelo que le han puesto (y eso que se supone que es para una cadena de peluquería), los pantalones floreados y la expresión de su cara, no le acompañan. Juzgen ustedes mismos, pero para mí está mucho mejor (en cuanto a expresión y carácter) en la campaña de gafas Police. 



David Bustamante, para la firma de gafas Police. FOTOS: POLICE

Y de esta cara y de este cuerpo, todo al completo, junto con su voz, pude disfrutar el pasado 13 de octubre en la plaza del Pilar, durante la celebración de las fiestas del Pilar de Zaragoza. 
Ahí disfruté durante más de una hora de varias de las canciones más conocidas de los siete discos que forman la carrera del de San Vicente de la Barquera. Que cuenta en su haber con 18 discos platino y más de 600 conciertos a sus espaldas.
Así en medio del ambiente festivo y de una abarrotada plaza del Pilar pude escuchar el famoso Dos hombres y un destino, que cantaba solo en vez de a dúo con su amigo Álex Casademunt. ¡La de veces que lo habré cantado yo en el Sing Star con mi hermano! O el Cobarde, Como tú ninguna y un largo etcétera. Una gran noche, que solo tuvo un pero, que el pobre Bustamente estaba un poco afónico y en varios momentos de las canciones le tenía que ayudar su coro, o utilizaba la técnica de poner el micrófono al público para que le corearan y así mientras poderse recuperar. Pero bueno, no todo puede ser perfecto. 
Ah, eso sí, lo que no se le perdona, es que no saliera a hacer un bis, después de que toda la plaza se lo estuvo pidiendo. Eso lo que hay y yo disfruté bastante, con eso me quedo. Y con el hecho de haber visto a David Bustamante de cerca. 

Las fotos que pude hacer con un móvil de la era prehistórica no son muy visibles, así como el vídeo que grabé, que más que escucharse a Bustamante, parece una cacofonía digna de enviar a Iker Jiménez para que lo estudie en su próximo programa. Pero a mí me sirven como testimonio para poder decir: yo estuve ahí y vi a David Bustamente, chincha rabiña.