viernes, 19 de octubre de 2012

EL FENÓMENO DE LAS NOVELAS ERÓTICAS


Hace un tiempo fue el fenómeno de los vampiros y ahora el turno es para
las novelas eróticas que arrasan en las librerías

Todo comenzó como en la mayoría de las ocasiones con el boca a boca, o mejor dicho, con el de blog a blog. En los que la gente recomendaba 50 sombras de Grey, como la novela del momento. Así poco a poco, el libro de E.L. James estaba en todos lados. Había nacido un nuevo tipo de literatura para todos... el de la literatura erótica (que no pornográfica), para mujeres. Lo que antes parecía ser un tabú, ahora es algo que nadie se puede perder. De hecho ya se está rodando su adaptación cinematográfica. 



Y claro, siempre que algo hace tilín en la gente, hay que aprovechar el gancho mediático y sacar al mercado libros de la misma temática. Y también de la misma portada. Porque tanto el libro de Sylvia Day como el de Noe Casado usan dos gemelos para ilustrar sus novelas. Puro marketing. 

De momento, no me he leído ninguno, pero por si a alguien le interesa, he aquí la sinopsis de cada uno. 



Portadas de 'No te escondo nada' y 'Treinta noches con Olivia'. FOTO: R. ATONDO (móvil: Samsung)

'NO TE ESCONDO NADA'- Sylvia Day

"Gideon Cross apareció en mi vida como un rayo en la oscuridad... Era guapo, brillante, imprevisible y sensual. Me atraía como nadie ni nada lo había hecho nunca".

Una novela de alto voltaje, provocativa y apasionada que no podrás soltar desde la primera a  la última página.

Es la nueva y sensual novela que arrasa en Estados Unidos. La primera entrega de la trilogía Crossfire, que cuenta ya con cientos de miles de ejemplares vendidos.

'TREINTA NOCHES CON OLIVIA'- Noe Casado

Un perfecta combinación de amor, erotismo y grandes dosis de humor.

Olivia quiere dar una giro a su monótona vida y busca nuevas experiencias. Ella ansía vivir una aventura y liberarse de los cánones establecidos. Pero en el pequeño pueblo de Burgos en el que reside no abundan los hombres.
La oportunidad de dar rienda suelta a sus fantasías se le presenta cuando aparece Thomas, un inglés estirado y prepotente al que ella no soporta, pero por el que se siente tentada y atraída.
La cosa se complica hasta tal punto que lo que iba a ser un apetecible mes de agosto termina desembocando en un tormentoso y ardiente verano, en el que tanto Olivia como Thomas descubrirán que  nadie es lo que parece.