miércoles, 21 de noviembre de 2012

'THE MAGIC CIRCLE' ('EL CÍRCULO MÁGICO')- Katherine Neville



FUENTE: GOOGLE

The magic circle (El círculo mágico)

ESCRITORA: Katherine Neville. Autora de El Ocho.
EDITORIAL: ZETA.
AÑO: 1988.
PÁGINAS: 685.
Literatura, misterio, suspense.


PUNTUACIÓN: 5/10.

SINOPSIS: Ariel hereda unos viejos y enigmáticos manuscritos que guardan un enigma vinculado a los objetos sagrados de las tribus de Israel. Quien consiga desvelar el secreto que contienen, adquirirá la sabiduría suficiente para encontrar el nacimiento de los mitos, las creencias y los símbolos de todas las grandes culturas de la historia, así como las claves para interpretar el futuro. Pero hay personas que quieren ese secreto y están dispuestas a todo para conseguirlo. Al recibir una herencia, Ariel se convierte en el centro de mira de no pocos personajes codiciosos... y verá peligrar su propia vida.

VALORACIÓN: Compré el libro, animada por el hecho de que era de la autora del best seller El ocho, pero ya me advirtieron de que  no valía la pena, que era un fiasco de libro. Pero como siempre que empiezo uno, por muy malo que sea tengo que leerlo hasta el final para saber qué pasa, este no iba a ser la excepción. 

El círculo mágico, narra una historia trepidante por momentos (cuando se refiere al presente de la protagonista Ariel, ahí está la acción), aunque lenta y complicada en otros (cuando viaja al pasado para contarnos momentos de la historia y de diferentes personajes ilustres de la misma), en busca de trece objetos de poder (que me recordaron en un primer momento a Las reliquias de la muerte de Harry Potter) que aseguran, a quien los posea, el dominio sobre el mundo y que según cuentan, Hitler (uno de los tantos personajes históricos que aparecen) estuvo a punto de reunir.
Una historia de intrigas familiares, como si de un culebrón se tratase (yo llegué a perderme en el árbol genealógico de esta familia, hasta esperaba que Ariel se hubiese parido a sí misma) donde la protagonista irá descubriendo poco a poco y gracias a la herencia de unos manuscritos que todos desean poseer, el importante papel que desempeñan tanto ella como su familia en los acontecimientos políticos recientes y la oscuridad medieval desde donde arranca este ansia de poder (tanto políticos como religiosos) en la organización de los Templarios y todos sus ritos iniciáticos.

Todo para al final... nada. Vamos que estaba más perdida que un pulpo en un garaje y no entendí nada. Además de que tampoco entendía las continuas referencias a Adolf Hitler, al que la autora llama con el mote de Afortunado. Para mí era totalmente inconcebible lo que podían llegar a decir acerca de ese personaje. Como tampoco entendía las continuas referencias a la vida de Jesús y a José de Arimatea u a otros tantos personajes de la historia que se pasean por estas páginas. 
En resumen, un caos. 


"-  La pregunta adecuada es: ¿Qué provoca que crean que no pueden hacer eso?Me quedé mirándola largo rato. Tenía que admitir, aunque solo fuera en mi interior, que esa era la pregunta adecuada. Aun así estaba claro que el punto de vista de Zoe y el mío partían de premisas muy distintas. Yo había adoptado el supuesto, algo ingenuo, de que todas las personas eran buenas por naturaleza, pero capaces de ser conducidas hacia actos malvados a gran escala a través de las manipulaciones hipnóticas y oscuras de un solo hombre. Por otra parte Zoe, que, no lo olvidemos, había conocido a ese hombre, sostenía que todos estábamos provistos con semillas del bien y del mal, y que lo único que bastaba para inclinar la balanza hacia el lado negativo era un ligero empujón. ¿Cuál era el ingrediente secreto que yacía a gran profundidad en todas las sociedades cuerdas, qué nos impide matar  a nuestros vecinos porque no nos gusta el corte de pelo que llevan o cómo cortan el césped de su jardín? ¿Acaso no era eso lo que Hitler más detestaba de los gitanos, eslavos, mediterráneos y  judíos: que eran distintos?".