jueves, 19 de septiembre de 2013

CUMBRES BORRASCOSAS- Emily Brönte



Escena de la película Cumbres Borrascosas, basada en la novela de Emily Brönte


Wuthering Heighs / Cumbres borrascosas 
AUTORA: Emily Brönte 
EDITORIAL: Destino Libro 
AÑO: 1979 PÁGINAS: 316


Calificación:

SINOPSIS: La poderosa y hosca figura de Heathcliff domina Cumbres Borrascosas, novela apasionada y tempestuosa cuya sensibilidad se adelantó a su tiempo. Los brumosos y sombríos páramos de Yorkshire son el singular escenario donde se desarrolla con fuerza arrebatadora esta historia de venganza y odio, de pasiones desatadas y amores desesperados que van más allá de la muerte y que hacen de ella una de las obras más singulares y atractivas de todos los tiempos. 

OPINIÓN: Aunque ahora es considerada un clásico de la literatura inglesa y su lectura es prácticamente obligatoria, en un principio se publicó bajo el pseudónimo de Ellis Bell y no tuvo mucha aceptación por parte del público. Fue su hermana Charlote -también escritora- quien editó una segunda edición póstuma. De hecho, hubo quienes pensaron que era un trabajo anterior de la autora de Jane Eyre. El caso de la escritora inglesa Emily Brönte es verdaderamente excepcional dentro de la literatura. Falleció muy joven, dejando tan solo una novela, Cumbres borrascosas, que en su tiempo pasó inadvertida. Esta obra es una larga y extraordinaraia descripción de los actos y problemas psicológicos de unos seres locos o perversos que arrastran una existencia mísera y maléfica. Con ellos, su autora nos ofrece una visión de estos personajes que actúan demoníacamente. Este no es precisamente un libro amable, sino que más bien nos sentimos sumergidos en un mundo demoníaco, donde sus personajes parecen salidos del Infierno de Dante. Cumbres borrascosas, se antoja ante el lector como un manicomio o una cárcel en la que todos sus habitantes se encuentran presos de sí mismos. Aunque todos conviven en el mismo lugar, cada uno se encierra en sí mismo, en especial su protagonista, Heathcliff. Un ser capaz de lo peor, todo por el trato que ha recibido desde pequeño. Su sed de venganza es infinita, aunque llega un momento en que ni siquiera eso le satisface, se siente impotente al fin. La locura da cuenta de tanta sinrazón como se amontona en estas páginas desoladas y tristes. Un último atisbo de paz, completa mágicamente una historia agria y destemplada que nos ha ido dejando durante su lectura un amargo sabor en el corazón. En una contraposición extremamente significativa el paisje juega un importante papel en esta obra. Su maravillosa belleza establece un fondo patético a todas las pasiones desencadenadas. Ciertos elementos clásicamente románticos nos trasladan a un ambiente casi irreal. La obra de Emily Brönte tiene una gran originalidad, sobre todo si tenemos en cuenta que Emily cuando la escribió no había conocido el amor, ni tenido ninguna relación sentimental, tal y como nos cuenta su propia hermana. Hasta ella misma estaba extrañada de lo que había sido capaz de escribir. Una pasión arrebatadora, otra historia de amor imposible.