martes, 5 de noviembre de 2013

EL VESTUARIO DE 'EL TIEMPO ENTRE COSTURAS'





Ayer se emitió en Antena 3 el tercer capítulo de la que es la serie de éxito de la temporada El tiempo entre costuras. Y como bien indica su título la costura tiene una gran importancia en la trama de esta historia, tanto que supone el 7% del total del presupuesto de la serie. Una cifra considerable debido a que la mayoría de los diseños están hechos a medida con telas traídas de toda Europa. Incluso en su tercer capítulo (el de ayer) podemos disfrutar de la recreación del Delphos de Fortuny para Rosalinda Fox (Hanna New). En total se realizaron 400 trajes a medida y se alquilaron 1.500, en especial a la sastrería madrileña Cornejo y también a un almacén de Londres.
Un vestuario que comenzó a prepararse aproximadamente cuatro meses antes de la grabación y para el que es necesario una semana para realizar un vestido. 


La serie cuenta la historia de Sira Quiroga, una joven costurera que por amor abandona Madrid en los años 30, justo antes del estallido de la Guerra Civil española, para irse a Marruecos, donde desde la más absoluta miseria consigue salir adelante montando su propio taller de costura. En ese escenario veremos los amores más apasionados de la costurera.


La madrileña Adriana Ugarte es la encargada de dar vida a Sira. Una joven con un estilo inocente, naif, con colores claros y limpios, el pelo recogido en una sencilla coleta o trenza un tanto infantil, que va cambiando según va creciendo interiormente. Su estilo evoluciona, se vuelve más elegante y atrevida, lo que se nota en su apariencia física, los vestidos son más ceñidos, los peinados más elaborados y también aparece el maquillaje.
Porque como bien le dice la Matutera: "La tristeza, no vende".


Así que de la mano de la figurinista alemana Sabine Daigeler, nominada al Goya en cuatro ocasiones y encargada del vestuario de películas como Volver, Todo sobre mi madre o Biutiful, Adriana Ugarte luce unos maravillosos estampados de flores de todos los tamaños y colores. Todo se cuida al mínimo detalle, tocados a juego con los vestidos, guantes, pendientes y collares de perlas... Recrean un mundo de glamour inspirado en las estrellas hollywoodienses como Greta Garbo o Rita Hayworth. 



Así El tiempo entre costuras, es un regalo para vista. Especialmente la femenina. 



FOTOS: ANTENA3.COM

Más fotografías en Antena 3.