viernes, 20 de diciembre de 2013

BESO XXVII: BAJO EL MUÉRDAGO // KISS UNDER THE MISTLETOE




EFECTO: R. ATONDO

 Ya ha llegado la Navidad y qué mejor forma de hacerle honor que recordando una tradición como es la del beso bajo el muérdago. Un clásico que aun no ha llegado a España, al menos que yo me haya fijado.


LA HISTORIA DEL MUÉRDAGO

 Todo viene cuando los druidas celtas usaban esta planta sagrada (viscum album) para celebrar sus ceremonias. Aunque las primeras imágenes de personas dándose un beso bajo ella provienen de la festividad griega de Saturnalia, donde se pensaba que era buena para la fertilidad. Más adelante en Escandinavia la usaban como símbolo de paz, para que los enemigos o las parejas se reconciliasen bajo ella. Y ya en el siglo XVIII los ingleses empezaron a darle el uso que ha llegado hasta hoy, el de considerarla una kissing ball (bola para besar), donde una chica joven no podía rechazar ningún beso bajo la planta, lo que significaba un romance profundo o una larga amistad y buenos pensamientos.

 También en algunos lugares se quema después de pasadas doce horas porque sino, se piensa que las parejas que se han besado jamás se casarán. Como también se dice que cada vez que se da un beso hay que coger una de sus ramitas y cuando ya no quedan más ramitas, ya no se pueden dar más besos.
 Yo nunca he visto un muérdago, así que de momento, no puedo opinar.

Pero los que sí lo han visto y usado son:


 Los protagonistas de Bones, Booth y Brennan en su primer beso:





 O el no-beso de las primeras navidades como pareja de Castle y Beckett en Castle:


Love Lucy:



Moonlighting (Luz de luna):


Rachel Berry y Finn Hudson en Glee


 Y aquí Justin Bieber en el videoclip Mistletoe


 Y aquí está el truco, vayas a donde vayas llevarte tu propio muérdago y colocarlo donde mejor te parece para poder conseguir el beso que desees: 



FUENTE: PINTEREST Y TUMBLR