lunes, 3 de febrero de 2014

EL CORAZÓN DEL OCÉANO (LA SERIE)


Vista de las tres carabelas, desde el exterior de la exposición. FOTO: R. ATONDO


Parece ser que 2014 es el año en que las cadenas han decidido que era ya el momento de sacar varios de los productos que tenían en el cajón y uno de ellos ha sido El corazón del océano, en Antena 3. La serie está basada en la novela de Elvira Menéndez, donde se cuenta la historia de un grupo de 80 mujeres que fueron enviadas a las Indias en el siglo XVI para que se casaran con los colonos y así evitar el mestizaje. Durante su viaje de seis años para llegar a la isla de Asunción, vivirán en constante peligro. Ataques de piratas, acecho de indios y la competencia con los portugueses por dominar esos territorios o los 2.000 kilómetros que recorrieron a pie por la selva. Supuestamente todo basado en una historia real.


Toneles de vino, en una de las escenas de la serie, Hugo Silva cae borracho al lado. FOTO: R. ATONDO

Pues este proyecto se podría haber quedado en el cajón y más bien, naufragar. Aunque no tuvo un mal dato de audiencia en su debut con un dato de casi 3,5 millones de espectadores y un 17,3% de share, no pudo superar a La que se avecina. Y es que intentar ocupar el gran hueco que ha dejado El tiempo entre costuras, no va a ser nada fácil. 


En uno de los barcos. FOTO: R. ATONDO

En su primer capítulo, el pasado lunes 27 de enero, lo que pudimos ver fue la presentación de los diversos personajes de la historia. Hugo Silva es el capitán Juan de Salazar; Ingrid Rubio, Mencía de Calderón, la mujer que en la vida real capitaneó la expedición debido a la muerte de su marido, el adelantado Juan de Sanabria. Además completan el reparto Claro Lago, Hiba Abouk y Álvaro Cervantes, que le ganó por goleada a Hugo Silva, que la verdad sea dicha, ya cansa. Yo tengo la impresión de que siempre hace lo mismo, de canalla que se va con todo tipo de mujeres y que la vida le ha tratado mal. Y cansa, además de que no me parece nada guapo, pero bueno, ese es otro tema, para gustos los colores. Las mujeres me parecieron un poco sosas, sin fuerza, sobre todo Ingrid Rubio que para ser la jefa de todo, poca voz de mando tiene, demasiado floja. Pero es que lo de las voces era lo peor, se notaba un montón el doblaje. ¡Qué manía les ha dado ahora con el doblaje! Que vale que había más de 60 actores entre colombianos y españoles y es para que no se note la mezcla de acento, pero aun y todo. 


Vista desde una de las carabelas. FOTO: R. ATONDO

También quedaban un poco mal los trajes, que por mucho que fuesen de época, en total 360 trajes de época trasladados desde España, parecían que los actores, y en especial las actrices, más que ir vestidas, iban disfrazadas, no les quedaba nada natural. 
Rodada casi en su totalidad en exteriores de Colombia, Cádiz y Huelva, en casa pudimos reconocer fácilmente uno de los escenarios. La Rábida, en Huelva, con la recreación de las famosas carabelas de Colón. 

FOTOS: R. ATONDO- Verano 2011, Andalucía.

Esta noche, le volveré a dar una segunda oportunidad a la serie. A ver qué pasa.
Y vosotros, ¿qué pensáis de la serie?
¿Qué os parece Hugo Silva? ¿Y Álvaro Cervantes?