jueves, 8 de mayo de 2014

'THE ENGLISH PATIENT' / 'EL PACIENTE INGLÉS'- Michael Ondaatje




THE ENGLISH PATIENT
AUTOR: Michael Ondaatje
EDITORIAL: Plaza & Janes
AÑO: 1995 PÁGINAS: 333

SINOPSIS: 

 Al final de la Segunda Guerra Mundial, en una villa en ruinas de la Toscana, se reúnen cuatro personajes. Un hombre con el cuerpo completamente quemado y un pasado enigmático; una joven enfermera que convierte los cuidados que prodiga al paciente en una excusa para aislarse de un entorno insoportable;  un cínico superviviente, viejo amigo del padre de aquélla; y un zapador sij especialista en desactivación de explosivos.  Atrapados en un limbo de brumosos claroscuros, estos cuatro extranjeros de sí mismos irán recomponiendo el mosaico de sus respectivas identidades a través de una serie de recuerdos, revelaciones y secretos que discurren paralelamente a una bellísima historia de amor y celos. 

OPINIÓN

 Hace tiempo que empecé con el Paciente Inglés, y como bien dice su título, durante un tiempo lo dejé pacientemente olvidado porque no me enganchaba, no conseguía atraerme, hasta que decidí darle una segunda oportunidad. Es entonces cuando me enamoré de todos los personajes, de su mundo interior, de cómo viven en su propia concha, pero a la vez necesitan de los demás para poder seguir adelante, aunque no lo quieran admitir. De cómo la guerra ha sacado una versión diferente de todos ellos. Sobre todo la gran historia de amor que cuenta el paciente desde su cama  a modo de flashbacks. 


CITA

Julio de 1936. 
 En la guerra hay traiciones que, comparadas con nuestras traiciones humanas en épocas de paz, resultan infantiles. El nuevo amor irrumpe en los hábitos del otro. Todo queda destruido y se ve desde una nueva perspectiva. Para ello se recurre a frases nerviosas o tiernas, aunque el corazón es un órgano de fuego. 
 Una historia de amor no versa sobre aquellos cuyos corazones se extravían, sino sobre quienes tropiezan con ese hosco personaje interior y comprenden que el cuerpo no puede engañar a nadie ni nada: ni la sabiduría del sueño ni el hábito de la cortesía. Es un consumirse de uno mismo y del pasado. 

 Si queréis podéis ver la adaptación cinematográfica con Ralph Fiennes como el paciente inglés y Kristin Scott Thomas su enamorada. (post aquí, donde podréis leer la crítica de la película y frases).