viernes, 8 de enero de 2016

FELIZ 2016




 Un viernes 8 de enero me parece el día perfecto para dar comienzo (de manera virtual) a este nuevo año y hacer un repaso del pasado.
 Os invito a que los paséis conmigo.

2015
 Para mí comenzar 2015 significó dejar atrás un año horroroso en todos los aspectos de mi vida -de hecho, si pudiera arrancaría esa hoja de mis memorias- pero al final, de todo se aprende. Así que con los antecedentes que tenía cualquier cosa que me ocurriera sería mejor. 
 En 2015 viajé más, descubrí nuevos lugares, aprendí nuevas cosas, me atreví con otras... y lo más importante encontré el AMOR, sí así escrito, en mayúsculas, en negrita, subrayado y hasta con luces de neón, y eso sin exagerar. Parece una tontería, pero con ello he aprendido mucho. He descubierto que de su lado se puede vivir con la ilusión de un niño todos los días, más allá del 6 de enero. Con él, todos los días son fiesta. 
 Y con 2016 lo que quiero es seguir creciendo y aprendiendo.