viernes, 2 de octubre de 2015

MI GRAN NOCHE, DE ÁLEX DE LA IGLESIA


LA MEJOR NOCHEVIEJA

DE TODOS LOS TIEMPOS


Reparto de 'Mi gran noche', en la terraza del Kursaal. FOTO: R. ATONDO

 Levantarse a las 7.00 de la mañana de un domingo es cosa de locos, lo sé. Mucho más si es para ir a las 9.00 a ver Mi gran noche, toda una contradicción, ¿no? Pues mucha más gente debe de estar igual de loca que yo porque la sala 1 del Kursaal estaba llena. Algo así solo lo puede conseguir Álex de la Iglesia y su equipo, ya que una vez más iba bien arropado -con su star system español personal- igual es por el frío que hace por el Norte, no sé. 

Mario Casas, tomando un café. FOTO: R. ATONDO

 El caso es que bien mereció la pena ese madrugón ya que no paré de reírme en los 100 minutos que duró la película. Y es que no era para menos. 


 Desde su enérgico comienzo en el que nos sitúa dentro de un plató en la grabación de un especial de Nochevieja en pleno agosto hasta su descacharrante final. Todo es una locura, donde todos los actores están soberbios y cada uno tiene su momento de gloria. 

Carolina Bang. FOTO: R. ATONDO

 Aunque su origen haya sido un proyecto personal del director bilbaíno que quería trabajar con Raphael, que ni corto ni perezoso dijo que sí cuando le ofrecieron el guión. Así Mi gran noche supone el regreso del cantante al cine después de más de 30 años, su última aparición fue en Volveré a nacer, en 1971.

Hugo Silva. FOTO: R. ATONDO

 Con estos ingredientes tan solo podía salir un buen film (aunque la crítica lo niegue) que me sorprendió ya que no había visto ninguna imagen promocional ni el tráiler -a drede- y bien que hice.


MARIO CASAS, EL BISBAL DE ÁLEX DE LA IGLESIA

http://picasion.com/
Mario Casas: "Aiba, si están poniendo un temazo. Escándalo". FOTOS: R. ATONDO

 Porque así me pude reír -y de lo lindo- de las caracterizaciones de cada uno de los personajes, en especial de la de Adanne, el Bisbal de Álex de la Iglesia, como lo han bautizado algunos, interpretado por Mario Casas. Un papel con el que el actor -como bien confesó en la rueda de prensa posterior- está encantado, ya que le permite demostrar otras facetas interpretativas más allá de ser el típico guaperas ídolo de adolescentes. Por eso a él le gusta trabajar con de la Iglesia y que este "le afee", además de sacar su vis cómica, puesto que venía de rodar un drama. Su escena con Raphael, aquí Alphonso (su alter ego) no tiene desperdicio; salvando las distancias hubo un momento que me recordó a la clásica escena de Un perro andaluz de Buñuel. Y es que si en una película de Álex de la Iglesia no hay algo un poco "asquerosito" y donde les hace pasar un mal rato a los actores no sería una película de Álex de la Iglesia. 


Mario Casas. FOTOS: R. ATONDO

 En definitiva, me entraron ganas de salir bailando la conga con el resto del público y a ver si con suerte se me unía detrás el reparto y nos íbamos por ahí de potes y pintxos. 


Blanca Suárez. FOTO: R.ATONDO

 Ah, y también confesar, Señor Álex de la Iglesia, que por su culpa y también la de los señores Raphael y Mario Casas, me paso el día cantando Mi gran noche y Escándalo, eso sí, al ritmo de las caderas de Casas. Vamos una fusión en toda regla. Si quiere verlo, no dude en llamarme para la próxima entrega, muchas gracias. 


Blanca Suárez. FOTO: R. ATONDO

 Atentamente una fan suya que no se quita de la cabeza el ritmillo de estas canciones. Qué energía. Sigo pensando que deberían ponerlas en todos los bares y discotecas los sábados por la noche. He dicho. Voy a empezar a recoger firmas. Lo recomiendo a todo el mundo, prueben prueben, relaja de una manera bestial y sencilla, vamos que te deja como nuevo y con una gran sonrisa de oreja a oreja. 



¿Quién se une?


 Tenía que hacerlo, le pido desde aquí perdón a Raphael (aunque no lo lea), pero es que es lo primero que me vino a la cabeza y cada vez que lo anuncian en TVE no lo puedo evitar. 


FOTOS: R. ATONDO. Tomadas cuando salían a la terraza del María Victoria a tomar un café o fumar algunos de ellos. Decid que todos ellos fueron muy atentos con los que estábamos debajo esperando para poder verlos. Y que por mucho que sea parte de su trabajo la promoción y el atender a los fans, también hay que reconocer la paciencia que tienen ante algunos comentarios que reciben.