miércoles, 7 de octubre de 2015

TRUMAN - CESC GAY



DOS AMIGOS, UN PERRO
 Y CUATRO DÍAS LLENOS DE EMOCIONES Y SORPRESAS



TRUMAN (108')
ESPAÑA-ARGENTINA
(Estreno en cines: 30 octubre)
DIRECTOR: Cesc Gay
GUION: Cesc Gay, Tomàs Aragay
REPARTO: Ricardo Darín, Javier Cámara, Dolores Fonzi
CALIFICACIÓN:






SINOPSIS: Julián (Ricardo Darín) recibe la inesperada visita de su amigo Tomás (Javier Cámara) que vive en Cánada. Los dos amigos junto a Truman, su perro fiel, compartirán a lo largo de cuatro intensos días, momentos emotivos y sorprendentes provocados por la difícil situación en la que se encuentra Julián.


 El director Cesc Gay define Truman ante todo como un intento de perder el pánico que sentimos cuando la vida nos sitúa ante la enfermedad y sobre todo ante el final que se acerca; tanto el propio como el ajeno. Una mirada sobre cómo reaccionamos ante lo imprevisto, el desconsuelo y lo desconocido. Pero Truman también es una película sobre la amistad y sobre la relación entre dos hombres ante la adversidad. Dos hombres... y un perro, Truman, que es el que da título al film. Un perro, que para desgracia de Darín, falleció hace tres meses.



RICARDO DARÍN Y JAVIER CÁMARA, CONCHA DE PLATA AL MEJOR ACTOR (EX AEQUO)


 Parece ser que las palabras que dijo Javier Cámara tras la rueda de presentación de la cinta fueron proféticas. Pero lo que seguro que él no sabía es que no solo su compañero de reparto iba a ganar la Concha de Plata al mejor actor, sino que el premio lo iba a compartir con él. 


 Porque la fuerza de esta película reside en la interpretación de estos dos amigos, en especial en todo lo que habla uno (Darín) y en los gestos del otro (Cámara). 


 Aunque lo anunciaban como un film lacrimógeno sobre el sentido de la amistad y de la vida que iba a impresionar al espectador, tengo que decir que conmigo no lo consiguieron y tampoco con alguno que otro espectador de la sala del Victoria Eugenia.
 Igual es porque ya he visto y leído demasiado sobre el tema de la muerte y cómo enfrentarse a ella que ya no me pilla de nuevas. Me parece que el planteamiento no es nuevo, el único cambio que encuentro es que normalmente nos presentan cómo se enfrenta una familia o pareja ante la enfermedad y la pérdida de uno de sus miembros y aquí son dos amigos, dos hombres, que por lo general son más reacios a expresar sus sentimientos. Por eso es un acierto haber escogido a un actor argentino y a su contrapunto. Los dos se compaginan muy bien en pantalla. 
 Situaciones totalmente dispares y surrealistas, pero en muchos casos totalmente lógicas en esos momentos. Nunca se sabe. 



FOTOS Y VÍDEO: R. ATONDO

PD. Desde que leí Bajo la misma estrella, tengo pendiente escribir un post sobre aquellas películas que tratan el tema de la enfermedad y la muerte de uno de sus personajes. Pero tengo que reconocer que me cuesta enfrentarme a ello. ¿Alguna sugerencia?